Eliminar la palabra “culpa” de nuestro vocabulario y de nuestros pensamientos

En la glosa del Cuarto Paso puedo leer: “En lo que respecta a otra gente, teníamos que eliminar la palabra “culpa” de nuestro vocabulario y de nuestros pensamientos.”

La culpa fue uno de los grandes sentimientos negativos para que yo pudiera auto-castigarme y auto-sabotearme a tal grado que para poder “liberarme” entonces bebía, porque mis pensamientos y emociones negativos hacían que tuviera una serie de actos desastrosos y desventurados con atroces consecuencias que causaban daño y entonces a mí me hacían sufrir y esto me llevaba a sentir culpa. Entonces la culpa que me llenaba de angustia, tristeza, ira y desesperación hacían que galopara rápidamente toda mi ingobernabilidad y mi impotencia para vivir, luego entonces tenía que beber para sobrevivir.

 

La culpa es un sentimiento que me infrinjo a mí mismo porque permito tener esa emoción lastimera de mí, para hacerme creer que soy “el peor ser humano” y entonces “convertirme en víctima”, “pobre de mí”, “el ser más desafortunado”, “la persona a quién nadie quiere” y así sólo verme a mí. Incluso, cuando pensaba en los daños y sufrimientos de los otros que me rodean, me culpo por lo mal que me siento, no por cómo se sienten pues sigue siendo egoísmo puro.

 

He ido aprendiendo que no soy culpable pues ni siquiera tenía conciencia de mi enfermedad, de hecho más de una vez está inconsciencia fue alimentada por mi gran impotencia ante la sustancia y mi mayor ingobernabilidad  de vida; ahora, si bien, no soy culpable, sí soy responsable y debo trabajar mi Programa de recuperación para que al dar cada uno de los Doce Pasos pueda ir aligerando mi carga y aprender a no sentir culpa, a aprender a no ser manipulado por la conmiseración, la ira, la frustración, la falta de sinceridad, la desconsideración y los temores de los demás y los míos propios.

 

La culpa es mi propio encadenamiento para vivir mal, puesto que nada del exterior me daña tanto y aunque siempre pensé que los demás causaban mi culpa, hoy sé que el único que le da entrada soy yo mismo.

Le pido a Dios que me libere de la culpa por estas veinticuatro horas y que me guíe al sentido de cumplir con mi responsabilidad.

Felices 24 horas libre de culpa.

Fader.

Reflexiones Diarias

Escritas por los A.A. para los A.A.

27 ENERO

LIBERADO DE LA CULPA

 

En lo que respecta a otra gente, teníamos que eliminar la palabra “culpa” de nuestro vocabulario y de nuestros pensamientos.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 44

Cuando llego a estar dispuesto a aceptar mi propia impotencia, empiezo a darme cuenta de que el echarme a mí mismo la culpa de todos los problemas de mi vida puede ser una especie de engreimiento que me precipitaría nuevamente a la desesperación. El pedir ayuda y escuchar atentamente los mensajes inherentes en los Pasos y en las Tradiciones, hacen posible cambiar esas actitudes que retardan mi recuperación. Antes de unirme a A.A. tenía tal deseo de aprobación por parte de personas en posición de poder, que estaba dispuesto hasta sacrificarme a mí mismo y a otros para ganarme un puesto en el mundo. Invariablemente fracasaba. En el programa tengo verdaderos amigos que me aman, que me entienden, que se interesan en ayudarme a descubrir la verdad acerca de mí mismo. Con la ayuda de los Doce Pasos, yo estoy capacitado para construirme una mejor vida, libre de culpabilidad y de necesidad de autojustificación.

Del libro Reflexiones Diarias
Copyright © 1991 by Alcoholics Anonymous World Services, Inc.

« »

© 2018 Clínica Libre.