31 de Enero.

Los Pasos sirven para guiarme en mi recuperación y las tradiciones son fundamentales para el mantenimiento y desarrollo del grupo y de la comunidad de A.A. De ninguna manera van separadas porque para mi recuperación necesito del grupo y de la Comunidad, ya que necesito trabajar con otros iguales que yo para mantenerme sin consumir y de esta manera poder ir trabajando en la ingobernabilidad de mi vida. 

La Primera Tradición que indica: nuestro bienestar común tiene la preferencia, me recuerda lo importante que es reducir mi egoísmo; lo trascendente de que el grupo y la Comunidad se mantengan para seguir llevando el mensaje al alcohólico y/o adicto y/o enfermo de las emociones negativas que se encuentran sufriendo; la importancia de que simplemente soy uno más que requiere de la ayuda de A.A. o N.A. o un grupo de Doce Pasos.

Cada vez, que acudo a una junta de mi grupo, he ido aprendiendo que el Coordinador abre y lleva a buen término la junta, respetando la autonomía y tónica que previamente ha adoptado “la conciencia del grupo”. Al entender esto, cuando me ha tocado coordinar siempre hago oración para pedirle a mi Dios me conceda la luz necesaria para guiar la junta y que sea provechosa para todos y que la misma sea benéfica para el grupo sobre cualquier necesidad personal, y por ello lo importante de respetar la autonomía y tónica del mismo.

A.A. nació del trabajo de un alcohólico con otro alcohólico y se dio cuenta que, al irse sumando, fue creándose una Comunidad en la cual no podía ni debía haber jefes ni jerarquías, en la que lo importante es mantener la unidad, dar servicio y con ello trabajar la recuperación.

El Programa de acción me invita a que mi recuperación sea egoísta y personal, respetando en todo momento el bienestar común. Por eso, lo importante son los principios espirituales y no las personalidades de sus miembros, de esta forma nunca hay compañeros más valiosos puesto que Dios se manifiesta, para mí, en todos y cada uno de mis compañeros, puesto que estoy convencido que mi Poder Superior hace su presencia cuando dos o más nos reunimos para buscar nuestra recuperación a través de un despertar espiritual, por eso en el grupo todos los días se puede presenciar un milagro.

Se dice que se requiere de dos alcohólicos, de dos adictos o dos resentidos y una cafetera para que haya un grupo y con esto se abra una junta, y a través de muchos años es una verdad irrefutable, lo maravilloso es que de esta forma comparto experiencia, fortaleza y esperanza, logrando salvar mi vida y la de muchos otros.

Escuché y lo comparto: “en la cantina se dan puñaladas; en A.A. se dan milagros”.

Felices 24 horas dentro de la comunidad.

Fader.

Reflexiones Diarias

Escritas por los A.A. para los A.A.

31 ENERO

NUESTRO BIENESTAR COMÚN TIENE LA PREFERENCIA

La unidad de Alcohólicos Anónimos es la cualidad más preciada que tiene nuestra Sociedad.… O nos mantenemos unidos, o A.A. muere.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 125

Nuestras Tradiciones son los elementos clave en el proceso de desinflar el ego necesario para lograr y mantener la sobriedad de Alcohólicos Anónimos. La Primera Tradición me recuerda que no debo atribuirme el mérito ni la autoridad por mi recuperación. El anteponer a todo nuestro bienestar común me recuerda no convertirme en un curandero en este programa; yo soy todavía uno de los pacientes. Modestos veteranos construyeron la sala del hospital. Sin ella, yo dudo que estuviera vivo. Sin el grupo, pocos alcohólicos se recuperarían.

Mi participación activa en una renovada entrega de la voluntad me hace posible alejarme de la necesidad de dominar y del deseo de reconocimiento, los cuales desempeñaron un papel muy significativo en mi alcoholismo activo. Supeditar mis deseos personales al desarrollo del grupo contribuye a la unidad de A.A. que es crucial para toda recuperación. Contribuye a que tenga presente que el total es mayor que la suma de sus partes.

Del libro Reflexiones Diarias
Copyright © 1991 by Alcoholics Anonymous World Services, Inc.