La Declaración de la Responsabilidad dice “Yo soy responsable, cuándo cualquiera, dónde cualquiera extienda su mano pidiendo ayuda. Quiero que la mano de A.A., siempre esté ahí y por eso yo soy responsable”, y en mi experiencia personal implica mi compromiso de vivir conforme al Programa de recuperación para mantenerme sobrio y trabajar con los demás estando dispuesto a transmitir el mensaje por medio de hacer labor de Paso Doce e irradiar los beneficios de los principios de los Doce Pasos, aplicando estos principios espirituales en todos los actos de mi vida.

 

El objetivo primordial de la Comunidad de la recuperación consiste en mantenernos sobrios, limpios y en estabilidad emocional, así como ayudar a otros enfermos de adicción a alcanzar el estado de sobriedad, limpieza y estabilidad emocional, lo cual parte de la premisa de que es una actividad conjunta y mutua, por eso dice “mantenernos” e implica la aplicación del Duodécimo Paso pues debo “ayudar a otros”.

 

Cuando inicié en esta maravillosa Fraternidad pensaba que era mucha exageración lo del servicio, lo indispensable de pasar el mensaje, lo absurdo de que tuviera que estar auténticamente interesado por el bienestar común de mi grupo y el de mis compañeros, pues creía que bastaba con ir a mis juntas y usar la tribuna para estar sobrio, por tanto mi actitud era de evitar la interacción con mis compañeros, mucho menos intimar con ellos, hoy reconozco que seguía viéndolos a ellos y no me había llegado la sensatez de sentir y ver que somos un nosotros.

 

Con el tiempo he experimentado el milagro paradójico que acontece cuando dejo de lado mi egoísmo, cuando dejo de querer que todo se centre en mí, cuando dejo de hablar de mí y cuando sólo me adoro a mí, ya que al comenzar con la generosidad y a tener la humildad de actuar a favor de mis compañeros y de aquellos alcohólicos y/o adictos que aún están sufriendo, invariablemente voy recibiendo fortaleza y bendiciones para mi propia sobriedad, para ir abonando en mi banco espiritual y para ir descubriendo una manera de vivir que implica la demostración con mis semejantes del genuino amor que tengo y siento por Dios, como yo lo concibo.

 

La verdad nunca pensé que realmente podría coincidir absolutamente con lo que dice el libro “El Lenguaje de Corazón”: “Nuestro Doceavo Paso – llevar el mensaje – es el servicio básico que da la Comunidad de A.A.; ésta es nuestra principal aspiración y la razón más importante de nuestra existencia.”, y hoy, realmente, es mi anhelo fundamental y mi conciencia más clara y trascendente saber que es esencial en mi recuperación transferir la dádiva que he recibido a otros y regalarles los beneficios que he obtenido, a través de mi cambio de juicios y actitudes, para que de esta forma estén atraídos por los principios de este bendito Programa de recuperación.

 

Felices 24 horas de recuperación, unidad y servicio.

 

Fader.

 

 

Reflexiones Diarias

Escritas por los A.A. para los A.A.

RECUPERACIÓN, UNIDAD, SERVICIO

 

Nuestro Doceavo Paso – llevar el mensaje – es el servicio básico que da la Comunidad de A.A.; ésta es nuestra principal aspiración y la razón más importante de nuestra existencia. 

 

EL LENGUAJE DEL CORAZÓN, p. 160 

 

Doy gracias a Dios por aquellos que llegaron antes que yo, aquellos que me dijeron que no olvidara los Tres Legados; Recuperación, Unidad y Servicio. En mi grupo base hay un cartel que describe los Tres Legados así: «Toma un banquillo de tres patas y trata de balancearlo en una pata, o aun en dos. Nuestros Tres Legados deben permanecer intactos. En Recuperación, nos quedamos sobrios juntos; en Unidad, trabajamos juntos por el bien de nuestros Pasos y nuestras Tradiciones; y en Servicio – damos a otros gratuitamente lo que se nos ha dado». Uno de los mejores regalos de mi vida ha sido saber que yo no tendré mensaje que dar a menos que me recupere en Unidad con los principios de A.A.

 

Del libro Reflexiones Diarias
Copyright © 1991 by Alcoholics Anonymous World Services, Inc.